jueves, 15 de mayo de 2014

¿Vieron esos días?

¿Vieron esos días en donde todo parece que se va dando en forma escalonada como no queremos; y sentimos, quizás predispuestos por previas y pequeñas desventuras sucedidas en el día, que todo sale mal o al menos no como pretendíamos? Bueno, ese es un día que hoy ha tenido (está teniendo) lugar en mi vida y que me ha dejado, como mínimo, dolor de cabeza en consecuencia real de todo lo vivido este jueves 15 de mayo de 2014.
Y una cosa lleva a la otra y todo se tiñe de un tono que no es el del color que uno quiere darle a sus días, a su vida.
Y estos momentos pasan, seguro, pero cuando se están viviendo dan mucha bronca e impotencia, además de facilitarnos el camino a todo tipo de autoreclamos personales, balances y "existencialismos" posibles. Total, en una jornada pantanosa qué más da si la empantanamos del todo con todo tipo de aditivos.
En mi caso no me pasa muy seguido esto. Podría decir, haciendo una estadística, que una o a lo sumo dos veces al año; y si bien es un bajón que esto me suceda trato de sacar algo en limpio, cuando ya pasó, y ver todo con más claridad, o al menos no con la poca que tenía en este día en cuestión.
Este es el día en el que agradezco (y sumo a mi perro en este agradecimiento ya que creo que Él podría pensarlo y verlo igual que yo) no tener a nadie que me espera en casa cuando llego junto con Boro de alguna de las salidas que hacemos, o que simplemente conviva conmigo y con mi can, y en donde la soledad acompañada que vivimos Él y yo viene a sellar la forma de vida que, quizás por costumbre forzada y/o elección consciente, mejor me sienta y va conmigo (y con mi perro, claro).
Es así, gente que por aquí pase y lea esta entrada de blog creada a modo de catarsis y de confeso parecer, los días nublados, no solo climatológicamente hablando sino en lo íntimo y personal, se dan y uno solo debe limitarse a evaluarlos y sortearlos ayudándolos a que pasen lo menos notorios posible.
Mientras escribo esto (que seguramente estaré publicando en unas horas ya que lo estoy haciendo a modo de borrador desde mi teléfono móvil) todavía me queda tiempo por delante de este jueves, pero no importa porque el volcar mi sentir en este blog ya ha comenzado a serenar mi espíritu y a hacerme sentir mejor.

1 comentario:

Maria Eugenia Silva dijo...

Eres muy joven y hoy no ha sido tu día pero no estas del todo solo tienes a tu gran amigo fiel tu perro BORO- todo pasa es la vida- es buena la soledad pero dejala para más adelante tienes mucho por vivir y no te rindas con tu sensibilidad seguro que encontraras tu alma gemela
animo- y los amigos son parte también de la vida- te deseo lo mejor - no te encierres hay mucho ahí afuera por descubrir suerte!!!Maria Eugenia Silva